Prehistoria

ruph

La Puerta de Monfragüe fue habitada desde la prehistoria, como demuestra el hallazgo de un Dolmen en la Sierra de las Corchuelas, Torrejón el Rubio. Todo el término es un excelente campo arqueológico como demuestran la existencia de las pinturas rupestre en numerosos abrigos, las 5 piedras estelas halladas o el poblado de la Villeta de la Burra.

Los diferentes yacimientos arqueológicos demuestran que Monfragüe ha estado habitado desde la prehistoria, ya desde el neolítico. Buena prueba de ello es el Dolmen que ha sido encontrado y catalogado en la Sierra de las Corchuelas, que, desgraciadamente, se encuentra en un lugar de difícil acceso.

Cueva de los MurcielagosEl siguiente argumento que nos valida la teoría de que estas tierras han tenido presencia humana son el magnífico reducto de pinturas rupestres que existen en todo Monfragüe. Existen numerosos abrigos con pinturas esquemático , siendo los más importantes son los del Castillo, la Cueva de los Muerciélagos o el Abrigo. Los primeros habitantes de Monfragüe encontraron en sus sierras un lugar adecuado a sus necesidades: tenían un lugar excelente para cazar y también podrían recolectar diferentes frutos salvajes.
A medida que fueron adquiriendo nuevas costumbres, con la domesticación de los animales, van poco a poco abandonando la sierra para “conquistar” nuevos espacios, donde es más fácil realizar siembras y mantener animales domésticos. Este período de expansión comienza paulatinamente en la Edad del Bronce, aunque gran parte de los habitantes tienen gran relación con la Sierra de Monfragüe, como demuestran las pinturas rupestres, algunas datadas en el Bronce Final, y los restos hallados cerca del Castillo de Monfragüe, que son de la misma época.historia

La importancia de Monfragüe en la época, en una encrucijada de caminos que unía las poblaciones del sur y del norte de Extremadura, lo dan los hallazgos de las piedras estelas. Existen distintas controversias entre antropólogos y arqueólogos sobre la datación de la mismas, pero últimos estudios hablan de que la primera de ellas, conocida como Torrejón el Rubio V (expuesta en la Oficina de Turismo de Torrejóm el rubio), dataría del 2200 a.c, y las últimas del siglo VIII a.c. Todo ello supone que durante todo el bronce hubo un núcleo importante de habitantes a lo largo de más de 10 siglos, como demuestra la reutilización de la estela Torrejón el Rubio IV, dibujada en dos tramos históricos. Precisamente la última de las Piedras

estella2estellaEstelas (Torrejón el Rubio III) coincide en el tiempo con la llegada de los Tartessos y la transformación social de los habitantes por el influjo comercial de éstos.

La presencia humana prosigue durante en la Edad del Hierro. Cerca del Almonte se encuentra uno de los principales Yacimientos Arqueológicos y un punto muy importante de población: La Villeta de la Burra. Este poblado, con una superficie ocupada de 6 has, conserva torres y murallas construidas con pizarras de la zona en el siglo IV antes de cristo. Incluso, según las pocas prospecciones arqueológicas realizadas, podemos afirmar que se habitó hasta la ocupación del Imperio Romano (Siglo I d.c).

Precisamente, del imperio romano existen catalogados escasos vestigios, el más importante situado en “Los Toriles”, finca de San Rafael, donde se halló un monumento funerario. También se especula sobre la posibilidad de que el enclave del actual Castillo de Monfragüe, existiría una fortaleza romana, que estuvo precedida, según estas hipótesis, de otra de origen celtíbero.



Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *